Saltar al contenido

Novena a San Judas Tadeo

Si quieres realizar la Novena de San Judas Tadeo, es necesario que sigas rigurosamente el orden de las oraciones. A continuación encontrarás todas las indicaciones necesarias para que puedas realizar la Novena de forma correcta.

Oraciones iniciales

En primer lugar, y antes de comenzar con la novena de cada día, es fundamental realizar las oraciones iniciales.

  • La primera de ellas consiste en hacer la señal de la Santa Cruz.
  • Seguidamente, debemos hacer el acto de contrición y después una oración a San Judas Tadeo.
  • Posteriormente, se hacen las letanías de San Judas Tadeo y una oración a Dios.
  • Después de hacer las oraciones iniciales, se puede proceder a realizar la novena correspondiente a cada día.

Acto de contrición

Señor Jesús, Dios, Creador, Padre y Redentor mío:

Me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta la actualidad, porque sé que con ellos te he ofendido a ti, que eres un Dios tan lleno de bondad. Por ello, te prometo no volver a cometer pecado alguno y te ofrezco mis sufrimientos para la purificación de mis pecados. Sé que gracias a tu bendita compasión y divina misericordia, podrás concederme el perdón. Prometo de igual forma confesarme y cumplir las penitencias que se me impongan. Llévame a la vida eterna. Amén.

Oración a San Judas Tadeo

A continuación realizar una oración a San Juditas, puedes utilizar una oración especifica o general, nosotros te dejaremos una lista de oraciones según sea tu caso, para problemas difíciles, dinero, amor o trabajo. San Judas Tadeo nos ayudara con ese problema sin importar de que tipo sea, el es nuestro aliado y con mucha fe hacia el, veremos como todo se resuelve.

Letanías de San Judas Tadeo

Señor, apiádate de nosotros. Cristo, apiádate de nosotros. Señor, escúchanos. Cristo, óyenos.

Oh Dios Todopoderoso, Padre del cielo, apiádate de todos nosotros. Oh, Cristo, nuestro redentor, apiádate de todos nosotros. Espíritu Santo Consolador, ten también piedad de todos nosotros.

(A partir de aquí, recuerda añadir un ‘ruega por nosotros’ al terminar cada frase, como se muestra en las primeras dos frases)

San Judas Tadeo, pariente y amigo fiel de Jesucristo y de María (ruega por nosotros). San Judas Tadeo, privilegiado y dichoso de ver a Jesús y María y disfrutar de su compañía (ruega por nosotros). Oh, San Judas Tadeo, que has sido elevado como apóstol por ser fiel servidor de Jesús. San Judas Tadeo, que tuviste el gran honor de ver al Gran Maestro humillarse a lavar tus pies.

San Judas Tadeo, que recibiste en la última cena la Sagrada Eucaristía de manos del mismo Jesús. Oh, San Judas Tadeo, que después de sufrir la pérdida física del Gran Maestro, tuviste el consuelo de verlo resucitar de entre los muertos y acudir a su divina y gloriosa Ascensión a los cielos. San Judas Tadeo, el apóstol en el que el Espíritu Santo se posó en el día de Pentecostés.

San Judas Tadeo, que predicaste la palabra del Señor en Persia. Oh, San Judas Tadeo, tan bondadoso y milagroso. San Judas Tadeo, que lograste darle salud al alma y cuerpo de un rey idólatra. San Judas Tadeo, que lograste callar a los demonios con tu gran fuerza y poder y confundiste a sus oráculos.

San Judas Tadeo, pudiste darle a un príncipe débil el estímulo necesario para vencer a su enemigo. Oh, San Judas Tadeo, que despojaste a las serpientes venenosas y mortíferas el poder de dañar al hombre. San Judas Tadeo, que no temiste y predicaste la doctrina de Cristo de forma valerosa. San Judas Tadeo, que de forma gloriosa padeciste el martirio por el amor infinito hacia Dios.

¡Oh Apóstol Bendito, con confianza te invocamos hoy! (se repite tres veces sin añadir ‘ruega por nosotros’) ¡Oh, San Judas, esperanza del desesperado, auxilio de los necesitados! (de igual forma que con la frase anterior). Que por tu intercesión, tanto los sacerdotes como el pueblo fiel de la iglesia, recibamos nuestra salvación (te lo rogamos, óyenos)

(A partir de aquí, añadir ‘te lo rogamos, óyenos’ al final de cada frase, como en la frase anterior)

Que la unidad de la iglesia y el Soberano Pontífice sean defendidos por ti. Que los pecadores, incrédulos y paganos reciban la luz de la fe. Asimismo, que la fe, la caridad y la esperanza abunde en nuestros corazones. Líbranos de los malos pensamientos, las tentaciones y las acechanzas del demonio. Defiéndenos a la hora de nuestra muerte y aleja a los demonios y espíritus malvados.

(Ya no se agrega ‘te lo rogamos, óyenos)

Ruega por nosotros para que antes de morir, podamos arrepentirnos de forma sincera por nuestros pecados y estos sean perdonados. Ruega por nosotros para que en el juicio final consigamos un juicio favorable. Intercede por nosotros para que podamos ser admitidos en el cielo y podamos gozar de la compañía de los bienaventurados y la presencia de Dios.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros Cordero de Dios, ruega por nosotros. Oh, Cordero de Dios, perdónanos Señor. Ruega por todos nosotros, San Judas Tadeo, para que podamos ser dignos de las promesas de Jesús.

Oración a Dios

Oh Dios Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, que nos diste la capacidad y la dicha de conocer tu santificado nombre, a través de las palabras predicadas por tu Apóstol San Judas Tadeo, Santo de las causas y situaciones imposibles, concédenos además, que podamos adelantarnos en la virtud. Por nuestro Señor Jesús. Amén.

Después de culminar con las oraciones iniciales, se puede proceder con la novena correspondiente de cada día.

Oraciones finales

Después de concluir cada novena, se deben realizar las oraciones finales. Estas consisten en:

  1. Un Padre nuestro
  2. Un Ave María
  3. Un Gloria.

Recuerda encomendarte con mucha fe y confianza a San Judas Tadeo, el Santo de las causas y situaciones imposibles, el patrono de los desesperados. No olvides iniciar cada novena con la Santa Cruz, el acto de contrición, la oración a San Judas Tadeo, las letanías y la oración a Dios.

Asimismo, es importante que sientas cada palabra y las pronuncies con fe y devoción. Tampoco debes olvidar hacer las oraciones finales después de completar cada novena. Ten mucha fe y encomiéndate siempre a Dios.

Novena a San Judas Tadeo
5 (100%) 1 vote